domingo, 8 de noviembre de 2009

Aves cantan en mi ventana


Amanece aquel árbol
que fue cómplice
de nuestros largos abrazos
y besos incansables.

Amanece con el frío
que me hace extrañarte
pues tantos días
fuiste el sol que tanto odias.

Amanece y sólo hay aves
que cantan en mi ventana
y me dicen: él ya no está,
no volverá.


Estefanía Rodríguez * Tefy Alba



2 comentarios:

fher dijo...

Qué doloroso escuchar ese canto fatídico en un amanecer que debería ser hermoso.
De todas formas no le hagas mucho caso a los pájaros, a veces se equivocan.

Besos

Navegante Del Alma dijo...

¡Entonces a renacer!
El que no está, no existe.
Hay muchos amaneceres aún por vivir.
Besito.