miércoles, 12 de agosto de 2009

En el Edén...

Eva comió la fruta prohibida,
Adán la abrazo y ella ya no era Eva.

Rojo cielo de un anochecer,
sólo ellos saben lo que hicieron…

El perfume de él quedó en ella,
los latidos aceleraban 
aquella tarde en que abrieron los ojos.

Eva ya no es Eva,
mientras camina viendo el cielo enrojecer
con el perfume de la piel de él.


Estefanía Rodríguez * Tefy Alba


5 comentarios:

webero dijo...

el pecado se acaba,, y el recuerdo queda,,,

quizas a eso te referias con el perfume =),,,

saludos,,,

*Luna dijo...

Hola cielo que precioso poema
un beso

Mundo Animal. dijo...

../’´’´’\
.//^ ^\\
(/(_♥_)\)_______¡HoLa!
._/”*”\_
(/_)^(_\)

ESTA MUY LINDO EL POEMA QUE TERMINES BIEN EL DIA. SALUDOS CHRISTIANNN

Kata dijo...

Excelente!! un cielo rojo en verso y los olores de esas personas que nos complacen o atormentan.

Ana María A. dijo...

uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!
que poema mas teso!!!
*.*
se ve tan diferente a lo de siempre!!
uuuuuuuuuuuu
que chevereeee